Piscina

Todo lo que tienes que saber sobre las algas

Todo lo que tienes que saber sobre las algas
El crecimiento o la aparición de algas es probablemente el signo más obvio y común de que algo en el mantenimiento de nuestra piscina está fallando. Un mantenimiento adecuado debería dejar nuestra piscina en perfectas condiciones, con un look estético y totalmente libre de algas.
Vayamos por lo primero,
¿Qué son las algas? 
Si el agua de su piscina suele tornarse de algunos colores en ciertas zonas, lo más probable es que usted tenga algún tipo de alga en ella, la más común de todas es el «alga mostaza”, que fácilmente puede adherirse a las esquinas de la piscina, esto debido a que esta zona tiene una menor recirculación de agua en comparación a los demás espacios de la piscina.
Hay distintos tratamientos para eliminar las algas del agua, su especialista de confianza podrá ayudarlo a identificar el tipo de alga y el tratamiento necesario de inmediato.
Existen principalmente dos grupos de algas:
«Algas negras” es el principal término común asignado para las algas azul verdosas, que se encuentran mayormente en las superficies de las piscinas, las algas negras crecen de manera localizada en una pared, en los extremos profundos, alrededor de las gradas, o cerca a cualquier otro cuerpo estático en la piscina cuyo entorno de filtración sea menor al resto del estanque.
1. Tipo flotantes (mostaza y verde): Las algas mostazas suelen encontrarse en el agua cerca a las paredes de la piscina, donde trataran de impregnarse, pero son fáciles de cepillar, su color suele ser medio amarillo.
Las algas verdes, por otro lado, se mantendrán visibles en el agua misma y la irán volviendo cada vez más verdosas según sea el nivel de infestación en ella.
2. Alga negra: Es el nombre común asignado para las algas oscuras, azules o verdes, estas suelen aparecer y crecer en lugares localizados con baja recirculación, como esquinas o alrededores de obstáculos en la piscina.
El crecimiento de ambos tipos de algas puede ser fácilmente prevenido usando un alguicida de calidad como parte del programa mantenimiento de nuestra piscina, y con una adecuada recirculación. Es mucho más fácil y económico prevenir el crecimiento de algas con las medidas adecuadas, que tratar de sanear una infestación de las mismas.
Se recomienda el uso regular de alguicidas en el programa de mantenimiento con el fin de prevenir cualquier falla que pueda tener como consecuencia la aparición de estos agentes contaminantes.
Debido a la naturaleza química del Cloro o del Bromo, estos compuestos  a menudo se pueden perder o desnaturalizar rápidamente en las piscinas debidas alguna negligencia del operador, falla en los equipos, una fuerte lluvia, clima, etc.
El desbalance del pH en el agua afectará la capacidad de eficiencia de su desinfectante y esto propiciará la aparición de algas en la piscina, si esto sucede sin la presencia de un buen alguicida en el agua, al cabo de unas pocas horas se podría estar llevando un amplio proceso de proliferación de las mismas, en el caso contrario, la presencia del alguicida será la última barrera de seguridad del sistema de mantenimiento que erradicara todo proceso de infestación y mantendrá la piscina libre de algas, hasta que el balance de pH vuelva a la normalidad.
A pesar de tomar las mejores medidas preventivas, los problemas de algas pueden ocurrir y estos necesitan tener consideraciones para un tratamiento adecuado.
Cantidad de algas presentes en el agua: Es necesario saber que tan infestada se encuentra nuestra piscina, y poder tener los alguicidas necesarios para eliminar todas al mismo tiempo. Existen distintos tipos de alguicidas y la eficacia de ellos dependerá del tipo de alga en cuestión, es recomendable seguir las instrucciones del producto químico, que deberán encontrarse en el empaque.
Edad de las algas: Mientras más tiempo de vida tengan las algas en la piscina, estas estarán más desarrolladas y, por lo tanto, será más complicado combatirlas, la recomendación siempre es prevenir utilizando algún alguicida en los mantenimientos de rutina, y en caso se identifique la aparición de alguna, se deberá erradicarla de inmediato.
Tipo de alga: Los tratamientos van a variar un poco dependiendo del tipo de alga que se haya presentado en nuestra piscina.
Alga Mostaza: Son unas algas muy delgadas que parecen un polvo amarillento, bastante volátil, suele aparecer en el fondo o en las paredes de la piscina, debido a su lento crecimiento, estás son difíciles de ver y, por lo tanto, eliminar, para cuando ya las hayas notado en tu piscina, es probable que sea su tercera o cuarta semana en el agua.
Estas algas pueden crecer también en zonas sin luz de la piscina, como las tuberías y el filtro, lo que solo dificultará el control.  Para tratarlas lo más importante es contar con un buen alguicida, se recomienda uno particularmente hecho a base de cobre para controlar las algas amarillas.
Hay que tener cuidado, es normal que una vez estas hayan aparecido y las hallamos eliminado, debido a su imperceptibilidad, algunas permanezcan vivas y al cabo de poco tiempo vuelvan a hacerse notar.  Nuevamente, siempre será mejor prevenir que eliminar.
Alga Verde: Este es el tipo de alga más común en las piscinas gracias a su naturaleza oportunista, lo que significa que aprovechará cualquier error en el sistema de recirculación o en el programa de mantenimiento para infestar la piscina.
Estas algas suelen aparecer en la noche luego de lluvias, ya que lluvia las alimenta con el nitrógeno que la compone. El nitrógeno no solo fomenta el crecimiento de algas, sino que también destruye los residuos de cloro.
Hay que tener cuidado en confundir la presencia de algunos metales con algas en la piscina, la mejor manera de tratarlas es contar con un buen alguicida en nuestra rutina de mantenimiento, lo que mantendrá la piscina siempre segura, así haya una falla de cualquier tipo, hasta que todo pueda volver a la normalidad.
Siga las indicaciones del empaque del alguicida respecto a las cantidades y formas de aplicación, siempre será más seguro y económico prevenir la aparición de algas que erradicarlas.
Alga Negra: Suelen ser consideradas como las algas más difíciles de controlar, esto puede que sea cierto, pero si bien lo es, también es cierto que son las más fáciles de prevenir.
Las algas negras, al igual que las mostazas, comienzan a aparecer en las zonas con menor circulación, tales como las esquinas o algunos extremos del fondo, estás se hacen visibles recién cuando ya han formado una colonia grande, y son bastante difíciles de eliminar (no basta con un cepillado y recirculación con cloro como el caso de las algas mostaza).
En la mayoría de casos de los lugares donde estás han aparecido es debido a la baja recirculación presente en la zona y a que esta no suele tener mucho contacto con alguicidas o desinfectantes, entonces la manera correcta de prevenir su aparición será identificar estos lugares más susceptibles, y corregir los problemas de recirculación en primera instancia.
Es casi imposible que el cloro por si solo elimine por completo este tipo de algas de la piscina una vez que se hayan presentado, ya que ellas también tienen un mecanismo de defensa a través de una capa cerosa medio resbaladiza que evita que el cloro o los alguicidas penetren la colonia de algas y las aniquilen.
Por lo tanto, el alguicida utilizado debe tener un agente «penetrante”. Este agente realmente trabajará para ayudar a que el alguicida o cloro penetre en la capa protectora, corte el revestimiento ceroso con una acción de humectación con la que el cloro no cuenta y finalmente logre combatir la infestación.
Para corregir las algas negras:
1. Corrija cualquier falla en el sistema de recirculación.
2. Manualmente, cepille las concentraciones para atacar la capa cerosa.
3. Utilice el alguicida con agente penetrante en la zona infestada.
4. Continúe el cepillado diario en la zona saneada para asegurar la descontaminación.
5. Añada los alguicidas necesarios a su mantenimiento de rutina como medida de prevención.
Si luego de encontrarse con un problema de algas negras en su piscina, usted sigue los pasos mencionados, podrá tener una mayor seguridad de haber combatido eficazmente el problema, y de que estas algas no volverán a aparecer.
Siempre que se desarrollen algas en su piscina, será mejor consultar a su especialista de confianza para obtener la solución más rápida y precisa posible, si le ha quedado alguna duda o su piscina podría estar en riesgo, no dude en comunicarse con nuestro equipo de profesionales quienes gustosamente lo ayudarán a despejar todas sus dudas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *