Piscina

Algunos problemas que podría presentar su piscina

Agua turbia: El agua turbia es uno de los problemas más frecuentes y sencillos de solucionar, esto podría deberse a un tiempo insuficiente de filtrado o un filtro averiado.  En caso el problema sé deva a la primera situación, primero deberá comprobar de manera visual el estado del agua, a fin de verificar si es cuestión de mantenimiento, o si será necesario botar el agua de la piscina.

Deberá limpiar el fondo de la piscina con una aspiradora y escobillar tanto las paredes como el fondo para evitar las acumulaciones, luego de esto usted procederá a activar el sistema de recirculación, para que el agua sea filtrada y regresada a la piscina en mejores condiciones.
Si el problema persiste, lo más probable entonces es que nos encontremos lidiando con la segunda situación, y los equipos requieran un mantenimiento correctivo, entonces lo más recomendable siempre será contactar a su especialista de confianza para que pueda asesóralo personalizadamente sobre el funcionamiento de los equipos. Si no tiene uno, no dude en contactarse con nosotros que ansiosamente podremos asesorarlo.
PH incorrecto: Con el pH fuera de control, los productos químicos de mantenimiento podrían perder gran parte de su eficiencia, por lo que será más complicado conseguir rápidas soluciones, para ello se recomienda el uso de un test kit que indicará la alcalinidad del agua, y de ser necesario deberá añadirse un regular de pH, para el uso de este, y de cualquier otro producto químico en general, se recomienda siempre leer las instrucciones de la etiqueta.
Por ejemplo, a un nivel de 8.5 el cloro es solamente un 10% activo en el agua, si llevamos este nivel a 7.0 el cloro tendrá mucha mayor eficiencia, ya que estará hasta en un 73% activo, si este es llevado a un 7.5, la actividad del cloro bajará nuevamente a un 50-60%.
A lo igual que el pH, hay una lista de elementos que se deben examinar en el agua, los cuales deben encontrarse dentro de rangos establecidos a fin de que la que piscina esté en óptimas condiciones para los bañistas y jamás represente riesgo alguno.

Agua verde: Esta es representada por la aparición de algas en la piscina y por un aspecto verdoso en la apariencia del agua, es originada principalmente por falta de oxigenación, falta de cloro, y por una mala recirculación del agua.

Para tratarla se necesitará utilizar un alguicida, sulfato de cobre y se deberá activar el sistema de recirculación para que el agua se mantenga clara, filtrada, y oxigenada.
A lo igual que el agua turbia, podría tratarse de un problema con el medio filtrante o el filtro en si, así que si el problema persiste, lo mejor será ponerse en contacto con su especialista local.
Si se encuentra en una situación de infección terminal, usted deberá botar toda el agua de la piscina, y limpiarla, con los equipos y químicos que sea posible hasta que quede como nueva, luego llenarla nuevamente.
El filtro expulsa muy poca agua:  Es el principal motivo de una mala recirculación, podría provenir de una obstrucción en el filtro, la cual a la vez genera una pésima oxigenación de su piscina y  debido a esta la aparición de otros agentes como hongos, algas y bacterias. Se corrige cambiando el material filtrante, o el filtro si fuese necesario.
Manchas en las paredes: La corrosión de las paredes podría deberse a un bajo pH o a la presencia de algas  y se soluciona solo verificando y regulando la alcalinidad, cepillando las paredes, aplicando un alguicida y poniendo la piscina en recirculación por un periodo más largo de lo normal.
Olor desagradable: El olor desagradable podría ser ocasionado por un exceso de pastillas de cloro para tamaño de su piscina con un estancamiento prolongado del agua, por lo que tendría activarse el sistema de recirculación, o cambiar el agua por completo.
Otra causa del mal olor de una piscina es la falta de recirculación, sobre todo en las piscinas públicas, o con muchos bañistas, debido a que el cuerpo humano tiene muchos fluidos que se quedan en la piscina luego de ingresar como el sudor, la grasa, saliva, etc., y el cloro, reacciona con todos estas sustancias formando Cloraminas, las que tienen un mal olor y provocan mucha, incomodad al percibirlo y además son la principal causa de la irritación de los ojos.
En caso el mal olor continué, lo mejor será ponerse en contacto con su especialista local.
Espuma: La espuma se genera por la fermentación del agua, o un exceso de antialgas y la manera más rápida y fácil de tratarla es a través de la recirculación del agua.
No sale agua por las impulsiones: cuando observamos que en horas de filtración no sale agua por los chorros o boquillas de impulsión, debemos observar la presión del filtro y realizar un lavado de la arena filtrante o de los cartuchos. Otro motivo puede ser que la canasta de la bomba esté atascada por hojas o suciedad. Si hay necesidad de operar el filtro o abrir algún equipo, siempre recomendaremos ponerse en contacto con su especialista local.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *