Cloro líquido

  • Utilizado hace más de 100 años en desinfección de piscinas.
  • Aprobado por el Departamento de Salud de los Estados Unidos.
  • En cada 9/10 piscinas se utiliza cloro como desinfectante.
  • Totalmente seguro dentro de los rangos aceptados (1ppm).
  • Ideal para aplicación directa, aplicación al tanque de compensación y para tratamientos de choque de cloro.
  • En presentaciones de 1Gl bidones de 5Gl.
Cotizar por Whatsapp
Categoría:
Descripción

Descripción

Cloro líquido

Para mantener una piscina limpia, segura y en condiciones óptimas, es necesario utilizar una combinación de productos químicos. Estos son algunos de los químicos más comunes utilizados en el mantenimiento de piscinas:

  1. Cloro: El cloro es el desinfectante más comúnmente utilizado en piscinas. Se utiliza para matar bacterias, algas y otros microorganismos que pueden contaminar el agua de la piscina.
  2. pH: El pH del agua de la piscina debe estar dentro de un rango específico para garantizar la eficacia del cloro y mantener el agua cómoda para los nadadores. Los productos químicos como el ácido muriático o el carbonato de sodio se utilizan para ajustar el pH según sea necesario.
  3. Alcalinidad total: La alcalinidad total del agua de la piscina ayuda a mantener el pH estable y evitar cambios bruscos en él. Los productos químicos como el bicarbonato de sodio se utilizan para ajustar la alcalinidad total.
  4. Estabilizador de cloro (ácido cianúrico): El estabilizador de cloro ayuda a proteger el cloro de la degradación causada por la luz ultravioleta del sol. Esto ayuda a que el cloro sea más efectivo durante períodos más largos.
  5. Algicidas: Los algicidas se utilizan para prevenir el crecimiento de algas en la piscina. Vienen en diferentes formas, como líquidos, tabletas o concentrados.
  6. Clarificadores: Los clarificadores se utilizan para ayudar a eliminar partículas finas y mantener el agua de la piscina cristalina. Ayudan a que las partículas se aglutinen para que puedan ser filtradas más fácilmente.
  7. Floculantes: Los floculantes se utilizan para eliminar las partículas suspendidas en el agua de la piscina haciendo que se agrupen y se depositen en el fondo, lo que facilita su eliminación mediante el proceso de aspiración.

 

El cloro líquido es otra forma común de desinfectante utilizado en el mantenimiento de piscinas. Se compone de hipoclorito de sodio, que es un compuesto químico efectivo para eliminar bacterias, algas y otros microorganismos presentes en el agua de la piscina.

Algunas ventajas del cloro líquido incluyen:

  1. Rápida disolución: El cloro líquido se disuelve rápidamente en el agua, lo que permite una distribución uniforme del desinfectante en toda la piscina.
  2. Fácil de dosificar: Puede ser fácilmente medido y dosificado según las necesidades específicas de desinfección de la piscina.
  3. No deja residuos: A diferencia de las pastillas de cloro, el cloro líquido no deja residuos sólidos en el agua, lo que puede reducir la necesidad de limpiar el filtro de la piscina con tanta frecuencia.

Sin embargo, también hay algunas consideraciones a tener en cuenta con el cloro líquido:

  1. Almacenamiento seguro: Debe ser almacenado en un área segura y bien ventilada, lejos de otros productos químicos y materiales inflamables.
  2. pH: El cloro líquido puede afectar el pH del agua de la piscina, por lo que es importante monitorear y ajustar los niveles de pH según sea necesario.
  3. Concentración: La concentración de cloro en el cloro líquido puede variar entre diferentes productos, por lo que es importante seguir las instrucciones del fabricante para la dosificación adecuada.

En general, el cloro líquido es una opción efectiva y conveniente para desinfectar el agua de la piscina, y es ampliamente utilizado en muchos sistemas de mantenimiento de piscinas.

La limpieza de una piscina es fundamental para mantenerla segura, saludable y atractiva. Aquí tienes una guía general para la limpieza de una piscina:

  1. Limpieza diaria:
    • Retira los escombros grandes con un recogedor de hojas o una red de mano.
    • Verifica y vacía los skimmers y el cesto del filtro para eliminar hojas, insectos u otros desechos.
    • Si tienes un robot limpiador automático, ponlo en marcha para que limpie el fondo y las paredes de la piscina.
  2. Limpieza semanal:
    • Prueba los niveles de pH, cloro y otros productos químicos importantes utilizando un kit de prueba de agua.
    • Ajusta los niveles de pH y cloro según sea necesario utilizando productos químicos como reductores de pH o cloro líquido.
    • Limpia las paredes y la línea de flotación con un cepillo de piscina para eliminar la acumulación de suciedad, grasa y aceite.
    • Aspira el fondo de la piscina para eliminar la suciedad y los escombros que no fueron recogidos por el robot limpiador automático.
  3. Limpieza mensual o según sea necesario:
    • Realiza una prueba de alcalinidad total y dureza cálcica y ajusta los niveles si es necesario.
    • Utiliza un floculante si la piscina está turbia para ayudar a que las partículas suspendidas se agrupen y se filtren más fácilmente.
    • Limpia y enjuaga los filtros de la piscina según las instrucciones del fabricante para mantener su eficacia.
    • Realiza una inspección visual de la piscina y los equipos para detectar cualquier problema o daño, como fugas o daños en el revestimiento.
  4. Invierno (si aplica):
    • Si cierras la piscina durante el invierno, realiza una limpieza exhaustiva antes de hacerlo.
    • Añade productos químicos de invierno según sea necesario para proteger el agua y el equipo durante los meses de inactividad.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Cloro líquido”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *